Consejos para ser más productivo con sueño

Para esos días en los que has tenido una cena que se alargó más de lo normal o una entrega de proyecto y casi no has dormido pero no puedes bajar el ritmo, te traemos una serie de consejos básicos para ser productivo aún cuando tienes mucho sueño.

  1. Toma mucha agua
    Sentimos el cansancio físico en el momento en que nos deshidratamos en exceso. Tomar agua te va a ayudar a estar más alarma y despierto. Además de esto, tomar agua implica ir múltiples veces al wc, un truco para sostenerte en movimiento.

  2. Activa tu circulación
    El ejercicio es una enorme forma de despertarse cuando estás agotado después de un día de mucho trabajo y pocas horas de sueño. El movimiento provoca explotes de energía y adrenalina en el cuerpo, lo que acelera el metabolismo. Estos cambios te van a ayudar a subsistir el día y a dormir mejor por las noches.

  3. Evita comer en exceso
    En días de poco sueño es evitar las comidas grandes, comestibles basura y los hidratos de carbono en demasía. Este género de comestibles te hacen sentir adormecido con lo que es mejor tener a lo largo del día una serie de piscolabis ligeros y pequeños que contengan proteínas, de manera especial aquellos productos con tirosina.

  4. Sal a pasear
    El sol te va a ayudar a combatir el sueño de la tarde pues aumenta los niveles de vitamina liposoluble de tipo D y B en el cuerpo. Además de esto, con moderación, la luz natural asimismo mejora el ánimo, te ayuda a concentrarte y le da un “empujoncito” a tu sistema inmunitario, parte de tu cuerpo que se desgasta sensiblemente cuando no se duerme lo bastante.

  5. Toma una ducha de agua fría
    Un baño frío estimula el cuerpo y el shock de temperatura te va a ayudar a despertar. Evidentemente, no puedes correr a bañarte múltiples veces al día para activarte, con lo que mojarte la cara o bien poner un hielo en las muñecas o bien sienes es otra buena opción.

  6. Cambia cosas
    La monotonía no te ayuda a continuar alarma. Trata de meter pluralidad en tu día para sostenerte en movimiento.

Esto puede representar hablar con tus compañeros de trabajo, hacer llamadas, ver dos vídeos en YouTube, jugar en la computadora o bien aun hacer algo de yoga en la oficina. Estos cambios te estimularán a proseguir en el momento en que te sientas cansadísimo.

  1. Mastica chicle
    Investigaciones han descubierto que masticar chicle ayuda a reducir la somnolencia, seguramente por el hecho de que impulsa la actividad cerebral. Si deseas aprovechar tu goma de mascar al límite, trata de que sea de sabor menta a fin de que te despierte con más fuerza.

  2. Facilita tu día
    Seguramente no eres la persona más productiva cuando estás agotado. Entonces, ¿por qué razón intentar concluir tu lista de pendientes cuando no has dormido bien? Es prácticamente seguro que puedes facilitar tus labores y dejar ciertas cosas para otro día cuando ya hayas descansado mejor.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *